soy la cabecera
soy el pie